Montevideo PortalColumnistas
Escribe hoy

Escribe hoy

Columnas de opinión

Más columnistas

imagen del contenido Jorge Jauri: Paramus
Sin mayorías absolutas será más fácil repensarnos
imagen del contenido Esteban Valenti: Navegaciones
¿Habrá trabajo para todos?
imagen del contenido Mónica Xavier
Capitalismo exhausto
imagen del contenido Casa Grande
Montevideo avanza
imagen del contenido Pablo Mieres
¿No quiere sopa? Dos platos
imagen del contenido Ana Jerozolimski
Seis años de la "primavera" àrabe. Culpas compartidas.
imagen del contenido Sebastián Sabini
La mejora de Uruguay en las pruebas PISA
imagen del contenido Miguel Manzi: Proyecto Montevideo
¿Qué querés ser cuando seas grande?
imagen del contenido Pablo Cabrera
El sistema debe ir hacia la gente
imagen del contenido Pablo González
Seregni
imagen del contenido José Pablo Franzini Batlle
Politología y política, convicción o cálculo
imagen del contenido Facultad de Ciencias Sociales
Una desigualdad persistente
imagen del contenido Eduardo Gudynas
Los Cthulhus de nuestra basura
imagen del contenido Ope Pasquet
El voto del exterior y el reciente referéndum italiano

Preguntas a Lacalle

09.Ago.2014

Escribe Eduardo Brenta
Dirigente de la Vertiente Artiguista 

Dada la insistencia del precandidato nacionalista Lacalle, sería bueno pudiera responder las preguntas que surgen de estas consideraciones...

Adriana Balaguer es una periodista que trabaja para Yahoo! Mujer y en radio colabora con el programa Campo Minado en Radio Palermo (FM 94.8), pero además escribe en La Nación de Buenos Aires. Balaguer escribió un artículo sumamente interesante respecto a la Nueva Derecha en América Latina.

Todos sabemos que nadie puede sospechar de La Nación como un diario afín al gobierno de Cristina. Los conceptos de la periodista nos recuerdan en forma recurrente aspectos de la campaña electoral en Uruguay. ¿Será casual? Es una estrategia que trasciende a nuestros país? Vale la pena tomar algunas consideraciones de este artículo para comprender como transita la legítima disputa electoral por el gobierno en este 2014 en Uruguay.

Dice Balaguer: "Así, aprovechando una época de identidades partidarias frágiles y personalismos fuertes, los políticos de la centroderecha argentina trabajan para borrar las marcas más incómodas de sus ideologías. Dejaron fuera de sus diccionarios palabras como "liberalismo", "privatización", "devaluación", "ajuste", "libertad de empresa". Las reemplazaron por "eficiencia", "previsibilidad económica", "crecimiento sustentable", "libertad de prensa". Hablan de "solucionar los problemas de la gente", el leitmotiv del gobierno macrista en la Capital, por ejemplo. Y como de conquistar voluntades se trata, también alejaron de los flashes a sus verdaderos padres políticos, muchas veces identificados por el Gobierno y sus seguidores como los únicos responsables de lo peor que le pasó al país en los últimos 35 años".

La coincidencia es llamativa, Lacalle no habla de privatizaciones, ajuste fiscal, liberalismo económico, libertad de empresa y de los empresarios, sino de asentamiento cero, eliminación de impuestos, mejoras de la educación, todo ello sin explicar su financiamiento. O sea haremos todo lo bueno sin que nadie ponga nada más que lo que aporta y si alguien recuerda el ajuste fiscal de los 90 contra los trabajadores y jubilados aumentando el IRP, o sea descargando el ajuste sobre los más débiles, inmediatamente se convierte en alguien que hace campaña negativa para el país, no mira al futuro, etc ,etc.

Resulta que los Heber, los Penadés , los José Carlos Cardozo, los Trobo, los Casas requeridos por la justicia, etc. no participan de la campaña. Como dice la periodista de" La Nación", "alejaron de los flashes a sus verdaderos padres políticos, responsables de nuestras eternas crisis, Lacalle es un hombre joven pero en 1990 votó a Lacalle padre, en 1994 a Sanguinetti , en 1999 a Batlle y en 2004 a Lacalle padre. Fue legislador en 2002 cuando la debacle bancaria que nos sumió en la mayor crisis de la historia del país, no integró la Investigadora de los bancos fundidos, no exigió la cárcel para los responsables y ya era diputado del Partido Nacional. ¿Dónde estaba? Que él lo explique, pero por la positiva. Que explique cuan positiva fue su ausencia cuando los uruguayos no tenían trabajo, las fábricas cerraban, los nuestros se iban a vivir a cualquier parte del mundo para zafar del hambre y el desempleo.

La derecha lacallista al igual que en otros países "vienen trabajando para mostrarle a la descontenta clase media que... su lugar es todo aquello que muchos progresistas le echan en falta al Gobierno: el debate, la búsqueda de consensos, la institucionalidad, la democracia".

¡¡¡Otra coincidencia, otra más!!! dejaron a la oposición o sea al Frente Amplio fuera de los entes y todos los servicios descentralizados, nos impidieron el control de la gestión, se rieron de la Comisión Investigadora Parlamentaria (porque Lacalle en 1993 vetó sus potestades reales de investigación), y ahora son los que por la positiva prometen jerarquizar la democracia.

No se cree, no lo hicieron, excluyeron a la oposición y no "hicieron bandera" de la participación de la oposición.

Dice la periodista de La Nación: "Si hay algo más que identifica a esta derecha amable es su vocación por trabajar en políticas de Estado y el armado de una agenda alternativa. Algunos de sus caballitos de batalla son la seguridad, el medio ambiente, la eficiencia administrativa, la libertad de prensa, el respeto absoluto por la propiedad privada y las garantías para la inversión. También la transparencia en la gestión pública, la elaboración de políticas de reinserción laboral en lugar de asistencialismo y la construcción de un Estado fuerte, pero no intrusivo".

Vaya coincidencia, la seguridad como caballito de batalla, NUNCA analizar las causas, solo proponer soluciones "fáciles", como la baja de la edad de imputabilidad, un notorio fracaso en el mundo entero, cuidar el medio ambiente teniendo el único mérito de crear un Ministerio para Chiruchi (otro desaparecido de los flashes) y proponer transparencia en la gestión pública, cuando fueron campeones del clientelismo, el acomodo y la tarjeta para la jubilación.

No había Uruguay Concursa en sus gobiernos y repartían cargos con la tarjeta de los diputados y senadores, Llegaron al máximo de crear el Ministerio de Deportes para Trobo, para poder acordar el presupuesto nacional, cargos por gobernabilidad. Quieren darle trabajo a la gente y pretenden que un clasificador que junta basura desde la infancia se transforme en un obrero calificado en un par de meses, parece broma, aunque suene bien.

Dicen querer un Estado fuerte, pero lejos de los Consejos de Salarios, Lacalle lo ha dicho, no queremos un gobierno inclinado a los trabajadores, le falto una parte de la frase, queremos un gobierno a favor de los empresarios como fue siempre. Por la positiva sería bueno conocer su futuro Ministro de Trabajo (referentes tiene Analía Piñeyrua, Alonso, Ithurralde, Pablo Abdala,etc. ¿Será muy por la negativa pedir saber quién es el referente en este tema para debatir por la positiva con él?

Dice Adriana Balaguer "Muchas de las acusaciones de que tal o cual es de los noventa surgen de políticos que han tenido una participación activa en esa época. Los más jóvenes no tenemos esos prejuicios ni tampoco tendemos a etiquetar al otro por lo que piensa. Será que empezamos nuestra vida política en democracia y no tenemos el lastre de haber participado en momentos no positivos para el país", dice la derecha argentina. ¿¿Qué casualidad??

Casi igual a esta gente sin pasado que casualmente ostenta el apellido de sus padres pero nada tiene que ver con ellos. No se ha escuchado una frase de Lacalle hijo contra la "plaza financiera y turística" que ofrecía su padre, está a favor o en contra... nadie lo sabe.

Sobre la desregulación laboral, las tercerizaciones, el cierre de fábricas y la precariedad laboral, algún comentario? De Lacalle hijo, no se ha escuchado nada, no voto la ley de fuero sindical, la ley de tercerizaciones por la cual ,se cerraban las empresas y dejaban a los trabajadores sin cobrar sus sueldos tampoco la voto, la de negociación colectiva que permitió mejorar en un 50% el salario real de los trabajadores no la voto, la de 8 horas de los trabajadores rurales tampoco. Ahora, las comparte? O las va a derogar? Sería bueno saberlo, verdad.

Sólo resta saber si el electorado confiará su destino a los sectores más conservadores de la política nacional, que se adjudican una agenda del cambio. La agenda del cambio, del cambio en profundidad en Uruguay es el programa del Frente Amplio. Las 14 carillas del programa acordado entre Lacalle y Larrañaga no da confianza ni seguridad, mucho menos si luego serán negociadas con Pedro para tener apoyo parlamentario. ¡¡Qué programa votan los que no votan al FA, nadie lo sabe!!.

Los chilenos ya experimentaron con Piñera, la nueva derecha y les fue mal, muy mal. Bachelet ahora con nuevos bríos trabaja por una educación Pública Gratuita y de Calidad. Dilma será reelecta y así como en otros países el proyecto democrático e inclusivo de la izquierda avanzara. Uruguay no será la excepción.
Tabaré será presidente en octubre cuando el discurso vacío de la derecha, sin propuestas quede expuesto. Son los mismos, con gente más joven y han aprendido a trabajar con ciertos sectores de la población a los que buscan conquistar.

Cada paso que dan muestran la hilacha, cuando Lacalle liquidó a Gandini como candidato blanco a la IMM, no consulto a nadie, lo resolvió el solo "democráticamente" y cobrándole aquella frase que sello la historia del diputado Gandini cuando dijo que Lacalle, era el Titanic del Partido Nacional. El candidato por la positiva, además de poco creíble es vengativo con sus propios compañeros de Partido. Hay que preguntarle a Juan Andrés Ramírez...