Montevideo PortalColumnistas
Así lo veo yo

Así lo veo yo

Columna de Ana Jerozolimski

Sobre el autor

Uruguaya, radicada en Jerusalem desde 1979. Redactora Responsable de "Semanario Hebreo".

Más columnistas

imagen del contenido Jorge Jauri: Paramus
Sin mayorías absolutas será más fácil repensarnos
imagen del contenido Esteban Valenti: Navegaciones
¿Habrá trabajo para todos?
imagen del contenido Mónica Xavier
Capitalismo exhausto
imagen del contenido Casa Grande
Montevideo avanza
imagen del contenido Pablo Mieres
¿No quiere sopa? Dos platos
imagen del contenido Ana Jerozolimski
Seis años de la "primavera" àrabe. Culpas compartidas.
imagen del contenido Sebastián Sabini
La mejora de Uruguay en las pruebas PISA
imagen del contenido Miguel Manzi: Proyecto Montevideo
¿Qué querés ser cuando seas grande?
imagen del contenido Pablo Cabrera
El sistema debe ir hacia la gente
imagen del contenido Pablo González
Seregni
imagen del contenido José Pablo Franzini Batlle
Politología y política, convicción o cálculo
imagen del contenido Facultad de Ciencias Sociales
Una desigualdad persistente
imagen del contenido Eduardo Gudynas
Los Cthulhus de nuestra basura
imagen del contenido Ope Pasquet
El voto del exterior y el reciente referéndum italiano

LA MUJER EN ISRAEL: "UN BUEN LUGAR EN EL MEDIO"

07.Mar.2015

Diputada Dra. Aliza Lavie, Presidenta de la Comisión sobre la Situación de la Mujer."Estamos en un buen lugar en el medio", asegura.

"Se ha logrado mucho...y falta mucho más por lograr". El resumen de la diputada Dra.Aliza Lavie, del partido "Yesh Atid", que encabeza la Comisión Parlamentaria sobre la situación de la mujer en su país, combina su satisfacción por los avances logrados en camino a una plena igualdad de género, con la conciencia acerca de los pasos aún no completados. "En general, puedo decir que estamos en un buen lugar en el medio", comenta al preguntársele cómo ubicaría a la mujer en Israel, en comparación con su situación en otras democracias occidentales".

En una entrevista de cara al Día Internacional de la Mujer, Lavie señala que probablemente el mayor problema radique en la diferencia entre la legislación ("es de las más avanzadas del mundo") y su implementación en la práctica. Y uno de los problemas más notorios, es la diferencia salarial entre hombres y mujeres en un mismo cargo, que puede llegar al 32%.

Ya en la Declaratoria de Independencia de Israel de mayo de 1948 , se recalca que el Estado de Israel "garantizará completa igualdad de derechos sociales y políticos entre todos sus habitantes, independientemente de su religión, raza o sexo". Las leyes de Israel prohiben explícitamente todo tipo de discriminación de género en el trabajo, pero las diferencias de sueldo son un hecho.

"El derecho al trabajo es indiscutible, y reconocido por todos en Israel", escribió la Dra. Ifat Biton, especializada en el tema de igualdad de género . "Pero es necesaria una revolución, para garantizar que la igualdad no sea de principio, sino también concreta, en el terreno". En el 2012, Israel ocupaba el onceavo lugar entre casi 60 países desarrollados, en participación de la mujer en el mercado laboral.

Por un lado, continúa registrándose a menudo la mencionada diferencia salarial .Por otro, mujeres han accedido a posiciones de gran importancia en la vida pública israelí. Si bien únicamente la tercera parte de los altos funcionarios en posiciones directrices son mujeres, Israel fue el tercer país del mundo en el que una mujer (Golda Meir) se convirtió en Primer Ministro.


También hoy hay y hubo antes mujeres en posiciones sumamente destacadas: Karnit Flug, Gobernadora del Banco Central de Israel, Dorit Beinisch, ex Presidenta de la Suprema Corte de Justicia y Miriam Ben-Porat, Contralora del Estado , por dar algunos ejemplos.

"En la política creo que no hay suficientes, pero en el parlamento saliente, hemos batido el récord de 27 diputadas", cuenta la diputada Aliza Lavie, recordando que ello es mucho menos que lo que se ve en Escandinavia, pero por cierto mucho más que en gran parte del mundo.

En los partidos "haredi",ultraortodoxos, nunca ha habido mujeres, por prohibición de sus miembros hombres..Y en las elecciones del 17 de marzo, por primera vez, participa un partido creado exclusivamente por mujeres ortodoxas, que lleva el nombre de "Bizjutan", que significa "Gracias a ellas", con el agregado de "Mujeres haredi, haciendo un cambio".

Aquí reclaman una participación directa en el escenario donde se determinan las cosas, pero hay no poco trabajo a hacer a nivel cultural. Por un lado, hay una creciente apertura en diversos temas en la sociedad ortodoxa israelí, que asciende a aproximadamente el 10% de la población. Por otro, ha habido expresiones muy problemáticas, aunque minoritarias, de parte de márgenes extremos, que hostigaron a mujeres en las calles por vestir "inmodestamente" o que intentaron prohibirles sentarse en la parte delantera de los autobuses. La manifestación más radical de ello fueron las líneas separadas de autobuses, en zonas de mayor grado de observancia religiosa.

Otro sector femenino dentro de la ciudadanía israelí que lidia con problemas especiales, es el de las mujeres árabes, en las que también hay una creciente apertura en varios aspectos, pero aún complejos desafíos con los que lidiar. Entre ellas se registra el menor índice de mujeres que trabajan .

La diputada árabe Hanin Zoabi de "La lista unificada", dijo a este diario que "sólo el 13% de las mujeres árabes que no trabajan, se debe a problemas culturales, mientras que el resto, es porque el Estado no desarrolla para ellas suficientes lugares de empleos". La diputada Aliza Lavie respondió que "es muy fácil siempre acusar al Estado, pero se ha hecho mucho, y los problemas culturales continúan jugando un rol preponderante".

Sea como sea, según el anuario 2014 del Centro Ruth y Emanuel Rackman para el Avance del Status de la Mujer , va en constante aumento la participación de las mujeres israelíes, de todas las religiones, en el mercado laboral, aunque entre las árabes y drusas, esta es mucho menor que en las judías. Cerca de la mitad de las mujeres entre 18 y 64 años de edad que no trabajan, declararon que ello se debe a la necesidad de cuidar a los niños u ocuparse de su hogar. Y el menor índice de desempleo , se registra entre las mujeres israelíes de fe cristiana.

Algunos datos más, según la Oficina Central de Estadísticas de Israel, para completar el cuadro general:

- las mujeres de Israel son más instruidas que los hombres, son la mayor parte de los egresados de estudios de primer y segundo título universitario, pero ocupan solamente el 20% de los cargos de Profesores.

- Son casi la mitad de la población, pero menos de la décima parte de los acusados en los tribunales.

- Son casi la mitad de los conductores, pero protagonizan sólo el 11% de los accidentes de tráfico mortales.

- El 86% de las mujeres israelíes se dicen estar satisfechas con su vida..

- Y algunos promedios: se casan a los 25 años, tienen su primer hijo a los 27 y medio, dan a luz tres hijos, viven hasta casi los 84 años, son más asalariadas que independientes, y trabajan en sus empleos 37 horas por semana.

Un caso singular es el del servicio militar obligatorio, siendo Israel el único país del mundo en el que este existe para la mujer. Dado que las jóvenes religiosas , al llegar la edad de reclutamiento (18) , si proclaman que no desean enrolarse por ser observantes quedan exentas, las mujeres no son la mitad de los efectivos, sino el 33%. El gran cambio que se ha logrado con el correr de los años, es el alto grado de igualdad en el ejército, entre hombre y mujer. El 92% de las funciones y profesiones están abiertas a las mujeres y las únicas unidades en las que no pueden participar, son las estrictamente de combate , como los comandos, paracaidistas, Givati, Golani, aquellas en las que el esfuerzo físico es tal que no es apropiado a la mujer. "Quieren aportar al país, a su defensa, y quieren ellas mismas alcanzar logros importantes y desarrollarse, mostrando que ellas también pueden", nos dijo orgullosa la Brigadier General Rajel Tever.Wiener, asesora especial del Comandante en Jefe del ejército israelí, para temas de la mujer.