Montevideo PortalColumnistas
Mónica Xavier

Mónica Xavier

Secretaria General de Partido Socialista

Sobre el autor

Soy Mónica Xavier, cardióloga, senadora de la República y Secretaria General de Partido Socialista. Tengo un hijo llamado Daniel. Soy hincha de Defensor, me encanta caminar y cocinar. Vivo en el barrio La Mondiola. Mi lugar en el mundo es Arachania, Rocha.

Más columnistas

imagen del contenido Mónica Xavier
Lula es el enemigo público número uno de las clases dominantes
imagen del contenido José Pablo Franzini Batlle
Radioterapia en Uruguay: Negocio e Impunidad
imagen del contenido Esteban Valenti: Navegaciones
El enemigo es la indiferencia: de la crisis política de la izquierda
imagen del contenido ¿Y por qué no?
Facebook, Orwell y mi purgatorio adolescente
imagen del contenido Ana Jerozolimski
Por qué celebro los 70 años de Israel
imagen del contenido Eduardo Gudynas
Otro paso hacia los Derechos de la Naturaleza, ahora en la Amazonia
imagen del contenido Miguel Manzi: Proyecto Montevideo
Pactar para ganar
imagen del contenido Pablo Mieres
Lo que se juega en los consejos de salarios y en la Rendición de Cuentas
imagen del contenido Médicos Sin Fronteras
Tener un corazón grande no siempre es bueno
imagen del contenido Gerardo Sotelo: Cybertario
Reacción de la izquierda ante encarcelamiento de Lula, un tema psicológico y religioso
imagen del contenido Banderas de Líber
Compañero Javier Miranda: Uruguay precisa que el Frente sea más claro
imagen del contenido Rumiando la vida: Juan Andrés "Gordo" Verde
“¡Nos llenó de esperanza!”: cómo una partera ayudó a una madre que venía de perder su bebé
imagen del contenido La gaita eléctrica
Las buenas noches
imagen del contenido Facultad de Ciencias Sociales
¿Vigilar para proteger?
imagen del contenido Letras Saladas: Julián Schweizer
"Este resultado me motiva a seguir poniendo cada vez más ganas"

UN URUGUAY PARA TODOS

18.Abr.2018

En estos días se dieron a conocer indicadores que tienen un altísimo impacto en las condiciones de vida de la gente. Algunos ejemplos: bajaron la mortalidad neonatal, el embarazo adolescente y la desigualdad; aumentaron el PBI, el ingreso de turistas y el puerto de Montevideo incrementó su actividad.

Al mismo tiempo que estos ejemplos dan prueba de que avanzamos y dejamos atrás el país estancado y sin derechos, los desafíos lejos de decaer se multiplican. Ejemplo de ello todo lo concerniente al mundo de las relaciones laborales. Se está preparando la ronda de negociación colectiva más grande de la historia. Esto sucede en medio de salarios que no han parado de crecer en los 13 años de gobiernos frenteamplista pero también con datos al alza en desempleo, que nos preocupan y sobre los cuales enfocaremos nuestros máximos esfuerzos para revertir.

"Uruguay aparece primero en aumento del salario real entre 2005 y 2015 en relación a los demás países de la región", informó el ministro Murro en la presentación de Panorama Laboral de América Latina 2017 a cargo de Andrés Marinakis, especialista principal en Políticas de Mercado e Instituciones Laborales de Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En estos trece años de gobiernos de izquierda, puede mostrarse con orgullo que se cumplió con la promesa de mejorar el salario, aumentar la formalización y ampliar la cobertura en derechos. Desde que el Frente Amplio es gobierno el salario real se incrementó en 55,5% y el salario mínimo creció 137% en términos reales. El impacto de esto es muy grande a nivel social: la clase media se duplicó, logrando acceso al consumo de bienes tanto públicos como privados - que eran inaccesibles hasta hace muy poco tiempo atrás -. Sin embargo, la otra cara de este proceso es que la mitad de las familias que integran la clase media se encuentra en situación vulnerable y con riesgos de caer nuevamente en situaciones de pobreza. Así lo señala el Sexto Cuaderno sobre Desarrollo Humano, "Clases medias en Uruguay. Entre la consolidación y la vulnerabilidad", de la serie el "Futuro en Foco" que edita el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Uruguay.

En síntesis, ante un año de definiciones salariales y presupuestal, el recorte reclamado por las gremiales empresariales y la oposición, de las políticas socioeconómicas en marcha, arrojaría a la pobreza a esa importante franja que fue incorporada a la clase media en esta última década.

Todos tenemos que seguir el camino de escuchar las demandas ciudadanas y no quedar atados a dogmas, ser austeros ante lo superfluo y eficientes para terminar con las vulnerabilidades. Allí están las claves para seguir profundizando en una visión país que en pocos años nos vuelva a permitir celebrar los excepcionales registros de crecimiento y distribución que logramos en esta década: que la clase media se vuelva a expandir y que la pobreza se haya abatido. Ni más ni menos que un Uruguay para todos.