Montevideo PortalColumnistas

Sobre el autor

Dirigente de Defensor Sporting Club en los últimos diez años.
Fundador y Secretario General sector Asamblea Batllista.

Más columnistas

imagen del contenido Rumiando la vida: Juan Andrés "Gordo" Verde
“Me dio fuerzas para poner lo mejor de mí”: la emotiva historia de un jugador de los Teros
imagen del contenido Eduardo Gudynas
Tic tac hacia el apocalipsis.
imagen del contenido Pablo Mieres
Competitividad y gasto público: mucho para hacer
imagen del contenido Letras Saladas: Julián Schweizer
"Siempre fue un sueño estar compitiendo de igual a igual a los grandes de este deporte"
imagen del contenido Alfredo Asti
Agro: las cartas sobre la mesa.
imagen del contenido Miguel Manzi: Proyecto Montevideo
Concertación, coalición, compromiso, acuerdo, pacto.
imagen del contenido Edmundo Roselli
Uruguay ante la emergencia productiva.
imagen del contenido Ana Jerozolimski
No sólo judíos recuerdan el Holocausto.
imagen del contenido Jorge Jauri: Paramus
¿Una crueldad intelectual más?: la discusión “agraria”.
imagen del contenido Médicos Sin Fronteras
Los conflictos más graves con menos atención humanitaria.
imagen del contenido ¡Cometamos nuevos errores!
Eppur si muove Reloaded.

La incultura del “paisito”

07.Feb.2018

Nada hay que me provoque más escozor que el término "paisito" para referirse a nuestro Uruguay.

No he logrado entender el porqué del término en cuestión, pero contrariamente entiendo el mal que la expresión nos causa. Algunos dirán: "bueno es un término simpático, cariñoso..." No señores, es degradante. Es una actitud de disminución

Las formas, inexorablemente, hacen a la sustancia. Es tan claro que si alguien está vestido de short, camiseta, medias hasta la rodilla, zapatos con tapones y una pelota redonda debajo del brazo, es casi seguro que se dirige a jugar al fútbol.

Lo mismo ocurre si uno se presenta: "nací en un paisito de tres millones de habitantes casi en la punta de América del Sur...". La disminución, a partir de esa desgraciada frase, ya nos acompañará desde nuestra introducción.

Nuestro País es formidable, los hechos históricos así lo demuestran. Artigas, aún sin ser país, nos marcó desde su capacidad de justicia. En tiempos de barbarie, las instrucciones del año XIII, son una joya sociológica, comercial y política.

En 1833, con apenas horas de Independencia, Dámaso Larrañaga presenta proyecto de Ley creando siete cátedras. Apenas cinco años luego, en 1838, se funda la Universidad Mayor de la República.

El gobierno de la Defensa, en 1847, decreta la creación del Instituto de Instrucción Pública. José Pedro Varela que en 1877 revolucionó la enseñanza hasta hoy, tenía una sólida base que lo fue forjando.

El proceso de secularización de nuestro País logró garantizar a los ciudadanos las mayores libertades en materia espiritual.

La capacidad de la sociedad uruguaya para encontrar la paz luego de la guerra de 1904, habla de una sociedad que no deviene de un paisito, sino de un País en serio.

Batlle y Ordóñez en la Conferencia Internacional de La Haya en 1906 - planteó: "ya que tantas alianzas se han hecho para imponer la arbitrariedad, se podría muy bien hacer una para imponer la justicia", adelantándose a lo que luego fue la inspiración de la Sociedad de las Naciones, creada por el Tratado de Versalles en 1919.

Fue nuestro País pionero en legislaciones de avanzada. La ley de 8 horas, de derechos de la mujer, de derechos en general. Recordemos que el primer voto femenino en América latina fue en Uruguay. Más precisamente en Cerro Chato en 1927. En Francia, el voto femenino fue consagrado en 1945.

Nuestro País, organizó el primer mundial que se disputó. Pero antes de ello obtuvo el título de Campeón Olímpico en Colombes y Amsterdam en 1924 y 1928 respectivamente. Inventamos la vuelta olímpica, la Copa América, la Libertadores.

Nuestro territorio es de 176.215 km2, es decir 17.621.500 Ha. Suiza, Dinamarca, Países Bajos, Bélgica, Austria, Luxemburgo, Grecia, Hungría, Jordania, Emiratos Árabes, Panamá, Irlanda, Costa Rica son solo algunos de una larga lista de países que demuestra que ni siquiera territorialmente somos un "paisito".

Cuando tuvimos que pararnos con firmeza ante los organismos internacionales y el Dr. Vázquez - quienes pedían que no pagáramos e ingresáramos en  default - le dimos vuelta el brazo gritando al mundo que Uruguay honra sus compromisos. Y así lo hicimos, contra todos, contra todo.

En nuestro País están las dos plantas más grandes del mundo de producción de pulpa de celulosa.

La selección de fútbol, con el formidable proceso comandado por Tabárez, nos viene demostrando que cuando se trabaja, se planea, se eligen las personas adecuadas,  se recorre con firmeza y convicción el camino trazado, el éxito llega solo.

Nuestro país perdió la moral de progreso, la valentía, el arrojo. Igualamos para abajo. Nos comparamos con los países de nuestro continente. Apenas unas décadas atrás, la sola comparación con éstos nos disminuía.

La historia nos dice que pudimos, el presente nos ordena a cambiar y el futuro nos desafía a lograrlo.



Más artículos de José Pablo Franzini Batlle

29.Ene.201823 E

22.Ene.2018Claudio Paolillo

15.Ene.2018No vamos bien

14.Sep.2017Shhh

04.Sep.2017En defensa de Raúl Sendic